jueves, 18 de octubre de 2007

Un cuento anticipado

Ya se nos està acercando Noviembre... y con èl las fiestas de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos.

Seguramente, como ha pasado ultimamente, llegaràn las discusiones de si debemos de celebrar solo, segùn nuestras tradiciones o si incluimos dentro de nuestro calendario de festividades las costumbres y fiestas de otras razas y otras culturas.

En este mundo que vivimos tan hambriento de risas, alegrìa y amor yo soy partidaria de celebrar todo lo que sea celebrable.

Como en el cuento de la madre que preguntò a su hijo que querìa desayunar si chocolate o magras? yo respondo !Chocomagras!

Os estoy incluyendo un cuento que escribì para mis hijos pequeños y que ahora contarè a mis nietos.

HILSE LA BRUJA (un cuento de Halloween)

Había una vez…, long, long, time ago, una bruja muy pobre que solo poseía tres cosas: Una escoba de mango nudoso y pocos hilos, un bonito gorro de cucurucho y un gato gordo y lustroso de un brillante color naranja.

El sindicato de Brujas Universales, respetable agrupación que contaba entre sus filas las más y mejores hechiceras del Universo y puntos circunvecinos le había hecho el vacío por no ajustarse a uno de sus estatutos que obligaban, sin discusión , a que tanto el atuendo, como el gato tenían que ser de un elegante color negro.

El origen de tal ordenamiento era del todo razonable… Como es ampliamente sabido las brujas solo vuelan de noche, y eso les permitía camuflarse pasando desapercibidas y pudiendo hacer de las suyas al entrar por las ventanas y meterse en los sueños de los mortales entretejiendo encantadoras pesadillas.

Pero, Hilse, la bruja que nos ocupa, era rebelde por parte de madre…y tozuda por parte de padre, así que desoyendo consejos e ignorando advertencias volaba toda la noche envuelta en un halo color naranja acompañada de su gato. Todo aquel que levantaba los ojos y miraba al cielo la confundía con un pequeño meteorito o una estrella fugaz y fue motivo de sesudos estudios y acaloradas discusiones entre los astrónomos de la época.

Una noche, que como siempre volaba sola, pasó por un gran sembradío de calabazas y quedó extasiada admirando los redondos frutos, que ya maduros, ostentaban un hermoso color naranja (como su gato) y eran tan parecidos a las cabezas de los humanos. Por entretenerse en algo, ya que siendo una bruja independiente no estaba obligada a cumplir con el número de sustos marcados por el sindicato, planeo suavemente y aterrizando se dispuso a admirarlas de cerca. Después de pasear durante un buen rato y casi cerca de la madrugada, eligió la mas grande y lozana llevándola hasta el árbol seco
que era su refugio durante el día.

Con gran cuidado, le saco toda la pulpa, preparando un rico dulce de calabaza, endulzado con miel de las abejas del panal que colgaba de una de las ramas de su árbol. Después tomando una navaja de gran filo esculpió una cara con dos ojos en forma de triángulo equilátero, una nariz como un triángulo isósceles y una gran boca de luna menguante con dos hileras de dientes almenados.

Estaba encantada con su obra. Sintiéndose el Fernando Botero de las brujas la colgó en la entrada de su casa a modo de farolillo chino, poniéndole en su interior una vela hecha con cera de abejas africanas. Desde ese momento, cuando volvía de sus correrías nocturnas la sonrisa de la calabaza y su cálido resplandor naranja, la envolvían con una dulce sensación de hogar.

Empezó a correrse la voz, niños, adultos y ancianos, se acercaban curiosos a la calabaza brillante y sonriente, entonces Hilse les daba porciones del dulce hecho con la pulpa y organizaban una divertida fiesta.

El Sindicato de Brujas, que para entonces estaba en plena decadencia pues ya nadie creía en ellas, no tuvo mas remedio que suplicar a Hilse que pasara a formar parte del mismo y desde luego, que llevara con ella su gato color naranja y su sonriente calabaza.

Ahora ya sabéis, por que en Halloween la imagen de la calabaza se representa siempre junto a las brujas, gracias a ella ( y a Hilse) la imagen brujeril volvió a tomar presencia en un Mundo que desgraciadamente ya no cree en nada.

Y yo sé de buena fuente lo que os cuento, aún tengo la marca de una picadura de abeja africana de cuando hice la vela…

¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! FELIZ HALLOWEEN ¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!





13 comentarios:

Genín dijo...

Cuento delicioso...Además me has dado una idea genial, sin quererlo...jejeje
Ya se de donde sacar material para los cuentos de mis nietos...jejeje
Mientras leia, me estaba imaginando a la bruja y su gato con su particular colorido, y la verdad es que queda muy bien con la calabaza...
Pero tu tienes de bruja lo que yo de cura...jajajaja
Un beso, amiga, y...salud, Genín

Gatadangora dijo...

Como siempre tan bonito el cuento.Quisiera que me admitieras en tu pequeña familia y hacerte compañia a tí y a tu gato naranja...yo no soy naranja pero si hace falta me tiño el pelaje....jajaja.
Besos

ELY dijo...

Genin, aunque no lo creas, efectivamente soy un poco bruja,aunque desafortunadamente ahora para lo ùnico que uso la escoba es para barrer....jajajajajajajajaja

Gatita, desde este momento, admitida, en mi arbol seco, con mi gato naranja y mi calabaza sonriente.

Besos Ely

Leo dijo...

Bonito cuento:

Lo tendré en cuenta, cuando llegue la fecha, para contarselo a mis nietos. Sobre todo al peque.

A mi los gatos, siempre me han gustado. Y si no lo tengo, es porque son muy caseros, y no le van los viajes.

Así que me conformo con mi bichito de Chica.

Un besote grande, Ofelia

ELY dijo...

Hola Leo, a mi tambièn me gustan los gatos. Yo he tenido dos. El primero se llamaba Tomas, y se vino con uno de mis hijos que se empeñò en quedàrselo. Lo llevamos al veterianrio y parece ser que era un gato casero que sus amos habìan echado a la calle. Era negro con la pechera blanca, todo un "buen tipo". Desafortunadamente me lo envenenò un vecino y le lloramos toda la familia.

El segundo, era chiquitìn y se lo regalò un amigo a otro de mis hijos. La familia se habìan venido a vivir de Chile y traìan a la gatita preñada. Creciò y se puso hermoso. Mi hijo le puso el nombre de "Yago". Era de un gris precioso con la pechera tambièn blanca. Viviò con nosotros catorce años hasta que le tocò marcharse. Para mi fuè una pena muy grande y ya no he querido tener màs.

Besos Ely

Airblue dijo...

Bonito cuento, Ely. Quizá sea un poco infantilona pero me gusta la fiesta (un tanto anglosajona) de Halloween. Y tambien me encantan los gatos. De niña tuve alguno que siempre me desaparecía del jardín, nunca lo entendí;y ahora no puedo tenerlos en casa por la alergia de mi hija pequeña, concretamente no es al pelo de gato estas alergias, como se cree, sino a unas vesículitas que tienen en la piel estos animalitos. Solo tengo peluches y muy bien imitados.

Besos.

ELY dijo...

Bien venida Air, me alegro de que te vengas a sentar un rato en la mesa Camilla. Siempre tendràs reservado tu lugar.

Besos Ely

Macha Mong Ruadh dijo...

Me encantan los cuentos y este en especial Ely porque simboliza la diferenciación,las personas son distintas y las brujas también. (Sobre todo las Hilsen tozudas y rebeldes :)
Los símbolos que utilizas son interesantes : el gordote gato naranja, el Sindicato de brujas, la calabaza, las abejas africanas..
Y ese pinchazo?...Cómo va? (otra smile).
Un cuento precioso de Halloween y para mí que soy gallega, pues más interesante si cabe, por todo lo que conlleva asociado a la cultura celta.

El otro día contaron un cuento precioso, es de Jérôme Ruillier y tiene por título: "Por cuatro esquinitas de nada" ,trata sobre la amistad y el respeto a la diversidad.Me pareció tan bonito, tan instructivo y didáctico, que busqué en internet y lo encontré algo modificado,eso si ( mejor el original).Te dejo el enlace por si te interesa.

http://www.educa.madrid.org/web/cap.alcorcon/aplicaciones/cuento/indexmca.html.

Saludos a tod@s.Buen camino.Liaohe

P.D. He intentado publicarlo tropecientas tropes veces espero q ahora me salga.Cruzo dedos.xddd

ELY dijo...

Lia... Un verdadero placer tenerte en mi mesa camilla. Me alegro que te gustara el cuento y voy a leer el que me recomiendas.

Besos Ely

PIZARR dijo...

Muy originales l,os personajes de tu cuento. Me encanta el gato naranja...PERO DE PELUCHE... porque tengo pánico a los gatos, es superior a mí.

Aunque a mi hija le encantan, estoy salvada porque es alérgica como la hija de Air.

Besitos a la familia de la mesa camilla

ELY dijo...

Pizar, la ventaja de los cuentos es que eefectivamente los personajes pueden ser de la forma que tu quieras, por lo tanto, dejaremos el gato de peluche para que no empieces a estornudar jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja
Besos Ely

José Manuel dijo...

Buenas noches.

Quiero felicitarte por tu Blog y por la novela de tu hijo que espero leer.

Un fuerte abrazo. José Manuel(IBLISPELLO)

ELY dijo...

Gracias Iblis:

Espero que la novela te guste.

Besos Ely